Defendiendo la realidad cubana

En Cuba, el Papa de la esperanza

Deja un comentario

Por César Levano, 

La presencia del Papa Francisco en Cuba es en varios sentidos un hecho histórico no solo para la isla, sino para toda América Latina. Su mensaje de paz saluda el proceso de normalización de las relaciones de Cuba con los Estados Unidos, y además contribuye a desalentar a los sectores del odio, la violencia y el golpismo contra los regímenes progresistas del continente.

El discurso del Sumo Pontífice al arribar a La Habana incluyó esta frase dirigida a Raúl Castro: “Quisiera pedirle a Usted, Señor Presidente, que transmita mis sentimientos de especial consideración y respeto a su hermano Fidel”.

Esa frase me hizo recordar las palabras que Juan Pablo II dijo a los periodistas en el avión que lo llevaba a Cuba: “Me he convencido de que el Che Guevara luchaba por los pobres”.

En su discurso de bienvenida al Papa Francisco, Raúl Castro había señalado hondas coincidencias de Fidel con aquel respecto al medio ambiente y en el afán de eliminar el hambre y no el hombre. Dijo Raúl Castro: “Para lograr una sociedad más justa y solidaria hemos trabajado con sumo esfuerzo y asumido los mayores riesgos… Lo hemos hecho bloqueados, calumniados, agredidos, con un alto costo de vidas humanas y grandes daños económicos”.

En su mensaje de arribo, el Papa llamó a proseguir el proceso de normalización entre Cuba y los Estados Unidos. Y citó a José Martí al señalar que ese proceso es un signo de la victoria de la cultura del encuentro, del diálogo, del “sistema del acrecentamiento universal, por sobre el sistema, muerto para siempre, de dinastía y de grupos”.

En otro pasaje, el Papa señaló que “Cuba es un archipiélago que mira hacia todos los caminos, con un valor extraordinario como “llave” entre el norte y el sur, entre el este y el oeste. Su vocación natural es ser punto de encuentro para que todos los pueblos se reúnan en amistad, como soñó José Martí, ‘por sobre la lengua de los istmos y la barrera de los mares’”.

Se sabe que el Papa pesó en el inicio del proceso de mejora en la relación de Cuba con los Estados Unidos.

En su bienvenida, el presidente Castro precisó: “El bloqueo, qué provoca daños y privaciones a las familias cubanas, es cruel, inmoral e ilegal, debe cesar”.

Ese bloqueo ha sido condenado por todos los Estados americanos, con excepción de los Estados Unidos, y por el mundo entero, con excepción de los Estados Unidos, Israel y alguna isla anónimo. Cabe esperar –fe y esperanza– que en su inminente visita al Tío Sam, Francisco abogue por la cesación de ese crimen prolongado.

tomado del sitio Diario Uno, Perú

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s