Defendiendo la realidad cubana

La sociedad cubana responde a las necesidades de personas de la tercera edad y desvalidas

Deja un comentario

envejecimiento poblacionalPor Roberto Morejón

La sociedad cubana afina sus mecanismos para atender a una población con alto grado de envejecimiento, dada la extensión de la expectativa de vida, a los desamparados y a los que deambulan por las comunidades.

Como el 19% de los cubanos tiene 60 años o más se impone la creación de condiciones más propicias para ellos y al respecto el Consejo de Ministros aprobó una serie de lineamientos.

En la medida de las disponibilidades materiales se reparan y remozan los hogares de ancianos y los recintos en los que se les atiende sólo de día, o sea, las llamadas casas de abuelos.

El presupuesto estatal asignó para 2015 un total de 66 millones de pesos para el acondicionamiento de los inmuebles referidos y se espera que en los próximos años aumenten las capacidades.

Cuba cuenta hoy con 258 casas de abuelos, 23 más que en el año 2013, y 8 794 capacidades, y tiene abiertos 144 hogares de ancianos, con 11 505 camas.

En los suburbios de la capital cubana comienza a extender sus facilidades el Centro de Protección Social de La Habana, donde se recibe a las personas que merodean por las calles sin rumbo fijo, a causa de afecciones y conflictos familiares.

El diario Juventud Rebelde explicó que médicos, enfermeros, trabajadores sociales y auxiliares atienden a los que vagan por las vías, con vestuario descuidado, por su adicción al alcohol o tener trastornos psiquiátricos.

Muchos capitalinos ignoran la existencia del Centro de Protección Social de La Habana, cuyos trabajadores velan porque los necesitados de ayuda social la reciban en un lugar especializado.

Ternura, cuidados de salud, alimentación, ropa limpia, un techo y vinculación laboral si están aptos físicamente reciben los individuos con conducta errante, a quienes se favorece su reinserción social.

Si bien todas las personas que llegan a la institución habanera no son de la tercera edad, sin dudas que el lugar contribuye a ofrecer respuestas a los requerimientos de los que envejecen y por algún motivo deambulan.

En Cuba existe una permanente voluntad política para erradicar esos casos y encauzar el tratamiento adecuado.

El diario Juventud Rebelde subrayó que para hablar y apoyar a las personas que caminan sin rumbo por las comunidades hace falta mucho humanismo, falta de prejuicios y calificación.

De ellos se espera que protejan a cada ciudadano en tales circunstancias y les devuelvan hábitos y valores sociales menguados por trastornos mentales, desorientación, adicciones o crisis familiares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s