Defendiendo la realidad cubana

La historia de los pueblos de Panamá y Cuba ha transitado de manera muy cercana

Deja un comentario

Discurso de agradecimiento pronunciado por el Primer Vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, con motivo del otorgamiento del Título Doctor Honoris Causa al General de Ejército Raúl Castro Ruz por la Universidad de Panamá. Ciudad de Pa­na­má, 27 de junio de 2016

Estimado Magnífico Rector doctor Gustavo García de Paredes;

Distinguidas autoridades del Consejo Ge­neral Universitario;

Queridos estudiantes y amigos de Cuba:

Constituye un honor recibir, en nombre del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, General de Ejército Raúl Castro Ruz, el Título de Doctor Honoris Causa otorgado por la Universidad de Pana­má,  el más alto centro docente de este hermano país, íntimamente vinculado a las lu­chas por la soberanía y la devolución de la Zona del Canal a su legítimo dueño, el pueblo panameño.

La historia de los pueblos de Panamá y Cuba ha transitado de manera muy cercana. Ayer asistimos a la inauguración de las obras de ampliación del Canal; vale recordar que en su construcción inicial laboró más de un centenar de cubanos. De acuerdo con estadísticas francesas, hacia 1886 se consignaban oficialmente unos 275 trabajadores de nacionalidad cubana en diversos campamentos canaleros.  El grueso de ellos provenía del Ejército mam­bí, entre ellos Antonio Maceo y su hermano José y Máximo Gómez, tres de las figuras más destacadas de la lucha por la independencia de Cuba.

Es menester, además, mencionar el enorme aporte del doctor Carlos J. Finlay, destacado científico cubano y descubridor del agente transmisor de la fiebre amarilla, cuyos estudios y campañas sanitarias, contribuyeron a erradicar esta enfermedad en Cuba y Panamá, evitando así que se diezmara la fuerza de trabajo que construía el Canal.

Hoy están frescas en nuestros recuerdos las heroicas jornadas en defensa de la soberanía del país, desplegadas por la juventud estudiantil panameña aquel 9 de enero de 1964. La juventud, el pueblo y la Revolución Cubana se solidarizaron y respaldaron esta lucha de manera incondicional.

Presente el recuerdo imperecedero del general Omar Torrijos Herrera; quien selló en elocuente y sentida expresión la amistad y la defensa de las causas compartidas entre nuestros pueblos al afirmar: “Cada hora de aislamiento que sufre el hermano pueblo de Cuba, constituyen 60 minutos de vergüenza hemisférica”; con toda razón el compañero Fidel lo calificó como “un símbolo de los esfuerzos por la unidad continental en el combate por su identidad y su integración definitiva… y un amigo consecuente, leal y digno”.

A lo largo de su existencia, la verticalidad de la Universidad  de Panamá en la defensa de los más sagrados intereses  de su país, ha quedado demostrada.

Hace más de 15 años, esta Alta Casa de Es­tudios fue testigo de la denuncia de un alevoso plan de atentado, un magnicidio, contra  el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz y todos los asistentes al acto convocado en el Paraninfo de la Universidad en ocasión de la X Cumbre Ibe­roa­mericana, celebrada los días 17 y 18 de noviembre del año 2000. Por eso no es casual que al llegar a este recinto, que para los cubanos guarda un simbolismo histórico, nos reciba la bronceada escultura de José Martí y su emancipadora convicción de que “Patria es humanidad”.

En este mismo escenario, se manifestó el impresionante apoyo del estudiantado, las au­toridades universitarias y los movimientos so­ciales panameños para lograr la detención y el inicio del proceso legal contra los responsables.

En el contexto de la VII Cumbre de las Américas, en abril del 2015, el Paraninfo de esta Universidad fue digna sede de la Cumbre de los Pueblos, donde se condenó enérgicamente el bloqueo económico de los EE.UU. contra Cuba.

El rector de esta Alta Casa de Estudios, doctor Gustavo García Paredes, y su secretario ge­neral, Miguel Ángel Candanedo, son amigos históricos y han mantenido una permanente solidaridad con Cuba durante muchos años.

Existen amplios vínculos entre la Uni­versidad de Panamá y diversos centros de la enseñanza superior en Cuba. Sobresalen dos convenios firmados con la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), y con la Uni­ver­sidad Camilo Cienfuegos de Matanzas, respectivamente.

Es un altísimo honor ser depositario de la distinción otorgada a nuestro Presidente por una Universidad que, además de sus extraordinarios logros científicos, académicos, sociales e investigativos, supo convertirse en tribuna de su pueblo.

Sin dudas, esta distinción, cuya aceptación no tiene precedentes, trasciende los límites del campus universitario y se convierte en símbolo de la amistad de los pueblos cubano y panameño, de los nexos y similitudes históricas que nos unen.

A nombre del Presidente de la República de Cuba, el compañero Raúl Castro Ruz, agradezco tan importante reconocimiento a la vez que les traslado nuestra plena disposición a continuar fortaleciendo los vínculos académicos y la amistad entre nuestros pueblos.

tomado de Granma.cu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s