Defendiendo la realidad cubana

Un Día para hablar de salud y todos los días para cuidarla

Deja un comentario

Un Día para hablar de salud y todos los días para cuidarla

Cada 7 de abril se celebra en todo el mundo el Día Mundial de la Salud. Este año la fecha se dedica a la depresión, una enfermedad que se expande sin hacer distinciones.

Anualmente, cada 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud para conmemorar la fundación, en 1948, de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por eso, en esta fecha se elige un tema de interés prioritario, que preocupe a las personas. Así, el de esta campaña es la depresión.

Esta enfermedad afecta a personas de cualquier edad, condición social, y de cualquier país.

Según datos registrados por la OMS, la depresión provoca angustia mental y afecta la capacidad de los individuos para llevar a cabo, incluso, tareas cotidianas simples, lo cual tiene en ocasiones efectos nefastos sobre las relaciones con la familia, los amigos, y sobre la capacidad de ganarse la vida.

En el peor de los casos, puede provocar el suicidio; considerada en la actualidad la segunda causa de muerte en el rango de edades entre 15 y 29 años.

No obstante, tal y como reconoce también dicha organización, la depresión se puede prevenir y tratar. Una mejor comprensión de qué es y cómo puede tratarse ayudará a reducir la estigmatización asociada a la enfermedad, y a que más personas soliciten ayuda.

Hablar de la depresión, por tanto, constituye una necesidad.

Cuba cuenta con servicios especializados

En Cuba, el sistema de salud brinda una atención integral a la población que descansa sobre el Programa del Médico y la Enfermera de la Familia.

La red de servicios especializados para la salud mental constituye un elemento esencial que garantiza la atención continuada de la población en todos los niveles de atención, y algo primordial es que los recursos humanos se encuentran capacitados para la detección y el manejo de la enfermedad.

Para ello, la nación dispone de 449 policlínicos, 10 mil 869 consultorios y 136 departamentos municipales de Salud Mental, ubicados en el primer nivel de atención. Además, cuenta con 17 servicios de psiquiatría en hospitales generales y clínico-quirúrgicos; 15 servicios para la atención infanto-juvenil en hospitales pediátricos, y 19 hospitales psiquiátricos.

Existe también un Servicio de Consejería Telefónica (103) las 24 horas del día. Dicha línea es gratuita, confidencial y anónima, con un personal calificado que —aun cuando brinda información y orientación acerca del manejo de las adicciones— también ofrece ayuda psicológica en trastornos relacionados con la salud mental, como es el caso de la depresión.

El desconocimiento, un arma de doble filo

El tema merece tener conocimientos. Es importante saber que quienes padecen depresión suelen presentar varios síntomas, tales como pérdida de energía, cambios en el apetito, necesidad de dormir más o menos de lo normal, ansiedad, disminución de la concentración, indecisión, inquietud, sentimiento de inutilidad, culpabilidad o desesperanza y pensamientos de autolesión.

El riesgo de padecerla se ve agravado por acontecimientos vitales como la muerte de un ser querido, la ruptura de una relación, la enfermedad física y los problemas provocados por el uso del alcohol y las drogas.

Puede asociarse a edad avanzada, afecciones físicas, cardiopatías, hipertensión, diabetes o dolor crónico; a acontecimientos difíciles, y a la disminución de la capacidad para hacer cosas que antes se podían hacer. Aunque los niños, las niñas, los adolescentes y jóvenes no están exentos de sufrirla.

La violencia favorece la depresión y, a la vez, puede ser una consecuencia de esta.

Es más frecuente de lo que puede suponerse, generalmente se pasa por alto y las personas no reciben atención médica. Resulta esencial buscar ayuda médica. El tratamiento consiste en terapia de conversación, medicación antidepresiva, o una combinación de ambos métodos.

Una depresión no tratada puede impedir que los afectados trabajen, estudien o participen en la familia y en la comunidad. Es importante saber que otras personas han pasado por lo mismo y han superado los síntomas de tristeza. Padecerla no significa que seamos débiles.

Tomado de Cuba Sí

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s