Defendiendo la realidad cubana


Deja un comentario >

Por:Hector Bernardo

«La nafta no te va a dar», esa popular metáfora que en Argentina preanuncia la falta de energía de una persona o de un grupo para llevar adelante una tarea, se ha transformado en un precepto de la política exterior de Estados Unidos.

La constante demanda de insumos para la generación de energía con la que abastecer su industria y las necesidades de la vida cotidiana de sus ciudadanos ha llevado al poder a tener una compresión estratégica de la importancia geopolítica de esos recursos. Por ese motivo, los sucesivos gobiernos de Estados Unidos mantienen una política de Estado que podría dividirse en dos grandes aspecto: el más conocido, el saqueo de los recursos naturales de otros países; el menos conocido, el violento y constante trabajo para impedir que sus «enemigos» (los países que no se alinean de manera sumisa a sus intereses) puedan producir, exportar o abastecerse de esos insumos. Los casos de Rusia, Venezuela y Cuba son claros ejemplos de ello.

Sigue leyendo


Deja un comentario >

Por: Mauricio Escuela Orozco

Se nos dirá que la Navidad es para reír, para el gozo y la gula, que somos unos aguafiestas por no verlo de esa manera. Pero todo ello solo silencia lo que es real, solo acalla al que sufre, solo obvia al que ni come ni bebe..

Navidad
La Navidad es nacer y para hacerlo hay que pasar por transformaciones, purificarnos, ser otra cosa de lo que hemos hecho. (Alex Falco)

La Navidad significa unión, afecto, familia. Pero más que nada, se trata de un momento en el año en el cual se hace el recuento de los sucedidos, de las metas cumplidas, las que no hemos llevado a cabo, los sueños, las frustraciones. Con los años, esta fecha se ha ido desmitificando, perdiendo su original núcleo semántico: la venida al mundo de Cristo. Y es que Occidente ha hecho que todo en torno a la Navidad tenga un peso mercantil, materialista. En el norte global, además, hay tradiciones que no son propias de los países que surgieron del tronco hispano, pero que se globalizan. Mientras que en América Latina, eran comunes los Reyes Magos, la representación del nacimiento del niño en Belén, las misas de gallo; en los Estados Unidos están Santa Claus, el arbolito (de origen totalmente pagano), los trineos, las tiendas llenas de regalos. ¿Cuánto de dominio cultural, de simbología política hay en uno de estos elementos de la Navidad que no provienen del hispanismo?

Sigue leyendo

La foto del día

Deja un comentario

Imagen


Deja un comentario >

Un mapa de países donde Estados Unidos ha intervenido militarmente (Fuente: Servicio de Investigación del Congreso)

Por: Benjamin Norton / Publicado originalmente en inglés en Multipolarista.

 

Estados Unidos lanzó al menos 251 intervenciones militares entre 1991 y 2022.

Esto es según un informe del Servicio de Investigación del Congreso, una institución del gobierno de los EE. UU. que recopila información en nombre del Congreso.

El informe documentó otras 218 intervenciones militares estadounidenses entre 1798 y 1990.

Eso hace un total de 469 intervenciones militares estadounidenses desde 1798 que han sido reconocidas por el Congreso.

Sigue leyendo

Para conmemorar el aniversario 25 del hallazgo de los restos del Che

Deja un comentario

#ABAJOElBLOQUEOACUBA

Deja un comentario

Por: Editorlima

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

En varias ciudades del mundo se desarrollaron durante el día de ayer actividades como parte de la jornada mundial contra el bloqueo de EEUU a #Cuba, dió a conocer la Cancillería cubana.

Amigos solidarios, cubanos residentes en el exterior y cooperantes cubanos realizaron iniciativas a lo largo y ancho del mundo para exigir una vez más el cese de esta genocida medida unilateral.

(Con información de CubaSi)

This gallery contains 9 photos


4 comentarios >

Por: Nick Dearden

Durante meses, los expertos médicos advirtieron que dejar grandes áreas del mundo sin vacunar haría inevitables nuevas variantes. Pero para las grandes farmacéuticas, las ganancias vienen antes que la salud pública.

Se ha vacunado a menos de uno de cada diez trabajadores sanitarios, mientras que en el Reino Unido más personas han recibido un refuerzo por habitante que las que recibieron su primera vacuna en África. (Daniel Schludi / Unsplash)

Durante muchos meses se ha predicho una nueva y peligrosa variante de COVID-19. Los expertos nos dijeron repetidamente que dejar grandes áreas del mundo sin vacunar y sin protección hace que las nuevas variantes sean casi inevitables. Pero las grandes empresas se hicieron cargo de quién recibía vacunas y quién no, por lo que los ricos obtuvieron más de lo que necesitaban, mientras que los pobres no obtuvieron nada.El lanzamiento mundial de la vacuna no ha sido tan diferente de cómo uno de los gobiernos imperiales de Gran Bretaña habría manejado una crisis de este tipo hace doscientos años: una fuerte dosis de racismo, combinada con la idea de que el mercado debería decidir quién vive y quién muere en el mundo. 

Boris Johnson encaja perfectamente en el papel. Mientras que los que se encuentran en el extremo más agudo de la desigualdad de vacunas han estado exigiendo una forma diferente de hacer las cosas durante más de un año, un primer ministro británico incompetente, educado en la escuela más exclusiva del país, les dice que realmente no entienden lo que hay en su propios mejores intereses. Entonces, como ahora, la gente puede morir por millones, pero nada puede sacudir la arrogancia de nuestros gobernantes de que su camino es el mejor.

Sigue leyendo


Deja un comentario

Las grandes farmacéuticas están logrando una matanza a partir del apartheid de las vacunas

Por: Luke Savage 

Con la propagación de la nueva variante de Omicron y los bajos niveles de vacunación en gran parte del mundo, todavía no se vislumbra un final real para el COVID. Es una mala noticia para la salud pública mundial, pero una gran noticia para las grandes empresas farmacéuticas.

El especialista del ejército Angel Laureano sostiene un vial de la vacuna Pfizer-BioNTech COVID-19 en el Centro Médico Militar Nacional Walter Reed en Bethesda, Maryland, el 14 de diciembre de 2020 (Lisa Ferdinando / Departamento de Defensa de EE. UU. A través de Wikimedia Commons).

Con la aparición de otra variante de COVID-19, la pandemia global no tiene fin a la vista. Es una mala noticia para todos los que esperaban que 2022 pudiera traer un regreso a algún tipo de normalidad, o ver el fin de los tipos de restricciones y prohibiciones punitivas de viaje que ahora se reintroducen. Sin duda, es una buena noticia, por otro lado, para algunas grandes compañías farmacéuticas que ya han logrado un gran éxito con las vacunas y están listas para obtener grandes beneficios a medida que las variantes como Omicron continúan proliferando.

Moderna y Pfizer han agregado miles de millones a sus capitalizaciones de mercado en cuestión de días desde que se conoció la noticia de Omicron por primera vez en medio de una demanda anticipada de inyecciones de refuerzo y, por extensión, enormes ganancias. 2021 ya ha sido un año excepcional para las diversas compañías farmacéuticas que han logrado convertir sus marcas en sinónimo de distribución de vacunas: las ganancias de Pfizer aumentaron un 124 por ciento en los primeros tres trimestres del año en comparación con 2020 y las de Johnson & Johnson aproximadamente 24 por ciento.

A medida que avanzan los modelos de negocio lucrativos, la estrategia pandémica de las grandes farmacéuticas es tan buena como parece. Las vacunas de tipo ARNm producidas por empresas como Pfizer y Moderna solo se desarrollaron gracias a miles de millones en investigaciones financiadas con fondos públicos, y ambas compañías pagaron bien por debajo de la tasa impositiva legal de EE. UU. En la primera mitad de este año. Con el aliento, la protección y la cooperación de algunos de los estados más ricos y poderosos del mundo, ambos también han vendido de manera abrumadora inyecciones en países ricos, cobrando con éxito hasta veinticuatro veces los costos de producción reales según un análisis realizado por científicos de ARNm en Imperial College London, lo que resulta en dosis cinco veces más caras de lo necesario.

Como respuesta real a una pandemia global, el lanzamiento de vacunas liderado por las grandes farmacéuticas ha provocado una crisis humanitaria completamente evitable que sus críticos llaman con razón apartheid de vacunas. Romper este control corporativo es un paso necesario para aumentar el suministro de vacunas y llevar las dosis que se necesitan con urgencia a miles de millones que las necesitan. Pero dado que el ciclo mundial de noticias se preocupa por la aparición de otra variante, también es un requisito previo básico para poner fin a la pandemia para todos, incluso en países ricos con tasas de vacunación relativamente altas.

Hasta que se compartan las fórmulas de producción de vacunas y las dosis estén ampliamente disponibles a bajo costo, podemos esperar más infecciones y muertes innecesarias, y una industria enormemente rentable que continúe ganando terreno con todo esto.

(Tomado de Jacobin)


Deja un comentario >

Por: Daniel Jiménez Vaquerizo

El cantautor cubano Silvio Rodríguez durante una actuación en la inauguración de la Cumbre de los Pueblos que se realizará en paralelo a la VII Cumbre de las Américas, en la Ciudad de Panamá el 9 de abril de 2015.- AFP

No sé bien en qué momento, entre tantos viajes en coche, empecé a darme cuenta de qué estaba diciendo esa voz fina con acento caribeño que salía del radiocasete del Ford de mi padre. Las carreteras eran eternas para un niño en el asiento de atrás del coche. Crecí tarareando canciones que en mi colegio poca gente conocía. Para mí era normal saber qué era un papalote, un domingo de trabajo voluntario, por qué la cobardía era asunto de los hombres o que la maza sin cantera no era muy útil.

Al tiempo descubrí quién era Silvio Rodríguez y por qué mi padre quemaba aquel Te doy una canción, que en realidad se llamaba Días y Flores, pero que Franco censuró y tuvo que cambiar el título de su primer LP publicado en EspañaTodavía no sé cómo llegó Silvio a mi padre, si fue efecto de esos años 70 de cambios políticos, pero ahí estaba, eran los noventa y la historia todavía pesaba sobre aquellos comunistas, que sobre sus hombros tenían la carga de los vencidos por el capitalismo.

Sigue leyendo


Deja un comentario

FIDEL SOMOS TODOS

(Tomado del perfil en facebook de Kari Krenn. Escrito por: Pablo Secchi para el cumpleaños de Fidel)
La primera vez que lo vi a Fidel fue en El Frayle, y se llamaba Jorge; de cara redonda y retacón, en nada se parecía a ninguna foto de las que había visto antes, pero su voz sí, era igual, firme, segura, clara.
Después lo vi en la Boca de Camarioca, le decían Dago, Dagoberto; delgado, desgarbado, pero indubitable.
En Santa Marta no tenía el verde oliva y hacía la cola para el pan, no hablé con él, pero me miró, lo reconocí.
En la Playa Larga, cerquita de Girón, dormimos en su casa; se llamaba Lázaro, era negro, médico, generoso, humanísimo.
Lo crucé en las adoquinadas callejuelas de Trinidad. No recuerdo todos los nombres que tenía en Cienfuegos. En Santa Clara se llamaba Juan Carlos, hablamos mucho sentados en la vereda, a pocas cuadras del Parque y del Tren, era muy alto, y grande…lo vi, ahí estaba.
En Pinar se llamaba María Antonia. Andaba por los tabacales de Viñales, en sus Cuevas con agua; y más al norte lo vi también, en un bohío cerca de Puerto Esperanza.
En Bahía Honda le decían Tita, como a mi abuela, y era todo ternura, casi que parecía blando, pero no se quebraba.
En Guanajay se llamaba Ernesto y nos dimos un inolvidable abrazo. En La Habana vieja era un travieso Pionero que me saludaba, en el Malecón con la mano en el mentón miraba el mar; dentro del Nacional de Bellas Artes, serio, estaba; y en las escaleras del Capitolio, y en la quinta…y hablo sólo de las veces que lo vi por los lugares que anduve, porque dicen que en Santiago hay muchos y muchas; y que en Camagüey hay más, y en Alto Cedro, y en Mayarí…y que no se encuentra rincón de la Isla en que no haya uno, o una.
Hoy me gustaría estar allá, para festejar su cumpleaños con alguno de Ellos; porque las inútiles crónicas pagadas con sucios dólares dicen que murió, pero esa no es más que otra de las cien mil mentiras que se dicen desde afuera de la Isla para tergiversar y atacar su inocultable ejemplo, para que los cómodos y los cobardes la repitan; porque yo a Fidel, con la dignidad ilesa, por todos lados, créanme, lo vi.